Cómo reconocer tu tipo de piel





Conocer el tipo de piel que tienes es importante, definiendo tu tipo de piel o cutis sabrás qué tipo de productos como cremas de limpieza, cremaso exfoliantes serán adecuados para su cuidado.



 


Hay

cinco

tipos de piel, cada uno está diseñado especialmente para adaptarse a uno de estos tipos de piel.  Por ejemplo, un producto para piel seca no es adecuado para el resto de  tipos de piel.  


Piel Normal


Es el tipo de piel que todos quisiéramos tener.  Si tienes la suerte de tener este tipo de piel tendrá las siguientes características: Es tan igual como la piel de un bebé o un niño, trae poros pequeños y la piel no tiene espinillas, manchas o brillo. Es fina, flexible y suave. Este tipo de piel produce la cantidad exacta de sebo que se necesita. 


Piel Grasa


La piel grasa suele presentarse durante la pubertad y produce gran cantidad de sebo. La cara tiene un aspecto brillante sobretodo después de levantarse, así como después de un tiempo que te laves la cara.  Presenta espinillas y erupciones debido a la sobre producción de glándulas sebáceas.  Este tipo de piel requiere un cuidado especial con productos especiales para equilibrarla.  Se suelen utilizar exfoliantes para remover la grasa y las espinillas dos veces por semana.  La parte beneficiosa de este tipo de piel es que  envejece más lento que otro tipo de piel y tendrá menos arrugas que quizás una mujer con piel seca por la cantidad de aceites que trae.


Piel Mixta


Es el tipo de piel más común,  es la combinación de piel grasa con piel seca.  La piel produce exceso de sebo en algunas partes de la cara y no produce lo suficiente en otras zonas.  La zona T (nariz, mentón, frente) luce ligeramente aceitosa y algunas zonas secas sobretodo para la zona de las mejillas, boca y alrededor de los ojos.  Los poros son más visibles en la zona T y menos visibles en las partes secas de la piel. Muchas veces sientes algunas partes del rostro tirantes después del lavado, normales o con manchas, poros medianos y textura suave y uniforme.


Piel Sensible


Suele confundirse con la piel seca, la diferencia es que la piel sensible se irrita con facilidad. La piel sensible tiende a ser delicada y delgada, mucha veces trae el tono rojizo por la rotura de vasos capilares sobretodo para áreas de la nariz y los pómulos. Tiende a ser propensa a diferentes reacciones alérgicas en sustancias que se encuentran en los cosméticos, fragancias y el clima.


Piel Seca


La piel seca es de textura fina con poros pequeños, no produce suficiente sebo dejando una apariencia mate a la piel.   Es más propensa a los signos de envejecimiento prematuro, como las líneas de expresión y arrugas tempranas. La piel seca se siente tirante, especialmente después de la limpieza.  Puede presentarse escamosa, de aspecto opaco como de color ceniza por la acumulación de piel muerta.   La piel seca también suele presentar manchas rojas.



¿Descubriste qué tipo de piel tienes?

Sin comentarios

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *