el alzheimer se desarrolla menos en los paises no industrializados





Una población negra y paupérrima residente en la ciudad de Ibadan, Nigeria, presentaría un menor riesgo de desarrollar la enfermedad de Alzheimer que una población afroamericana que vive en Indianápolis, EE.UU., según un interesante estudio epidemiológico publicado el día 14 de febrero de 2001 en la revista Journal of American Medical Association.

Este hallazgo ha sido interpretado como que algunos factores (además del genético), como la hipertensión arterial o el tipo de dieta, podrían determinar que las personas susceptibles desarrollasen la terrible enfermedad.


En un proyecto de investigación epidemiológica titulado Indianápolis-Ibadan Dementia Project, realizado por miembros de la Facultad de Medicina de la Universidad de Indianápolis y de la Universidad de Ibadan bajo la dirección de Hugh Hendrie, el primer firmante del trabajo, se trataba de comprobar si la incidencia de la enfermedad de Alzheimer cambiaría según el medio ambiente en el que viviese una población mayor de 65 años.


En este estudio la diferencia ambiental era radical ya que la comparación se ha establecido entre un país desarrollado -EE.UU.- y otro en condiciones de subdesarrollo total como Nigeria.


Por otra parte, los componentes del equipo médico nigeriano estaban perfectamente calificados científicamente para llevar a cabo un sofisticado estudio epidemiológico y neuropsiquiátrico.


Los dos grupos no eran idénticos desde el punto de vista genético, aunque los antepasados de la mayoría de los afroamericanos procedían del Africa Occidental.


La población de negros residentes en Ibadan era increíblemente pobre y su dieta se limitaba a vegetales, mientras que el grupo de Indianápolis se alimentaba con la típica dieta americana.


El estudio se inició entre los años 1992 y 1993, con una población total de 4.500 participantes en las dos ciudades -Ibadán e Indianápolis-. Todos tenían al menos 65 años y conservaban una memoria normal y buena capacidad de raciocinio. Toda la población incluída en el estudio fue examinada de nuevo entre 1994 y 199 y otra vez entre 1997 y 1998 para valorar la memoria y la capacidad de raciocinio perdidas.


Cerrado el estudio, los afroamericanos residentes en Indianápolis padecían casi tres veces más la enfermedad de Alzheimer (2,52%) que los negros residentes en Nigeria (1,15%).


Tras este descubrimiento, el grupo transcultural de investigadores tratará de averiguar cuáles son las causas de esta diferencia.


Es posible que la mayor incidencia de enfermedad vascular (hipertensión arterial, arterioesclerosis e ictus cerebral) en la población de Indianápolis sea un factor clave. En el estudio realizado, los residentes en Nigeria tenían presiones arteriales y cifras de colesterol en sangre más bajas que los afroamericanos.


Una hipótesis a analizar sería que la enfermedad vascular cerebral fuera un componente significativo en el desarrollo de la enfermedad de Alzheimer.


Esta es el primer trabajo científico en el que se comunica la diferente incidencia de la enfermedad de Alzheimer en dos poblaciones, una de un país industrializado y otra de un país no industrializado, utilizando la misma metodología y el mismo grupo de investigadores en los dos sitios.


La conclusión final es que son necesarios más estudios en estas poblaciones para identificar factores ambientales potencialmente modificables o factores genéticos que explicaran esta diferente incidencia.

Sin comentarios

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *