Enfermedad Inflamatoria Intestinal




En primer lugar debe quedar claro que no existe una dieta estándar para estos procesos. Cada paciente es diferente, motivo por el cual la dieta tiene que ser personalizada. Como ya se ha comentado en el artículo que hace referencia a las Enfermedades Inflamatorias Intestinales (EII).

Enfermedades Inflamatorias Intestinales

Se recomienda probar tolerancia de los diferentes alimentos de forma individualizada y eliminar los que les causen molestias gástrica. Esto se conoce como una Dieta de Exclusión. Pero es importante que antes de eliminar un alimento de su dieta verifique que al consumirlo empeoran los síntomas de forma reiterada, es decir, en ocasiones hay otros factores que hacen que un alimento nos siente mal y no por ello este nos dará molestias cada vez que lo consumamos, por ello debe hacer varias pruebas antes de descartarlo.

Dieta Variada

Para poder garantizar una correcta nutrición la dieta debe ser lo más variada y completa posible. Al ser procesos que cursan en forma de brotes ha de tener en cuenta que durante los mismo ha de variar su dieta para poder reducir las molestias y volver lo antes posible al Fase de Remisión.

Recuerde siempre que es mejor realizar de 5-6 comidas diarias y que no sean muy copiosas.

Recomendaciones generales sobre el consumo de Fibra en la EII

Debemos partir de la base de que la dieta de estos pacientes debe desviarse lo menos posible de lo que se considera una dieta saludable para la población general.

En el caso de la Fibra Alimentaria estamos hablando de entre unos 20-30 gr/día (tanto soluble como insoluble),una proporción de 3/1 entre insoluble y soluble. Pero en ocasiones las personas con EII deben variar estas cantidades diarias dependiendo de si presentan un Brote o están en Fase de Remisión.

  1. En Fase de Remisión: en esta fase la actividad inflamatoria es escasa o nula. Por ello se recomienda ingerir entre 20-30 gr/día de Fibra. Salvo en los casos que presenten estrecheces (Estenosis) intestinales. En estos casos se recomienda evitar la Fibra Insoluble (alimentos integrales, salvado y vegetales especialmente leñosos), ya que favorecen la obstrucción intestinal.
  2. Durante un Brote: se suele recomendar recudir el consumo de fibra diaria hasta que se vuelva a Fase de Remisión.

Recomendaciones generales sobre el consumo de lácteos en la EII

En el caso de los lácteos puede existir una mala tolerancia que está asociada a

Leche y derivados lácteos

la Lactosa (el azúcar de la leche). Algunas personas no asimilan totalmente la Lactosa lo que hace que aparezcan diarrea y gases. Por ello durante los brotes, y tras verificar de forma reiterada el aumento de la diarrea con el consumo de lácteos, se reducirá la cantidad diaria ingerida de lácteos hasta que el brote remita.

No debe suprimir los lácteos de su dieta ya que son un aporte importante de Calcio y proteínas. Puede probar a consumir derivados lácteos como los yogures o el queso curado, cuya cantidad de lactosa es menor. En la actualidad también existen productos lácteos sin lactosa en el mercado que podrían ser una buena alternativa.

Vitaminas y Minerales

Las personas con EII presentan niveles de ciertos minerales y vitaminas que se encuentran por debajo de los valores mínimos deseables. En ocasiones su médico puede considerar oportuno prescribirle suplementos que ayudaran a recuperar los niveles medios. Suelen vigilarse especialmente: el Calcio, el Hierro y el Ácido fólico.

Nutrición Artificial

En algunos casos los pacientes presentan brotes con muchos problemas de tolerancia y que se prolongan en el tiempo. Ello aumenta el riego de desnutrición y requiere que se tomen otro tipos de alternativas a la Dieta de Exclusión.

La nutrición artificial consiste en preparados dietéticos que son pautados por el médico responsable. Se clasifica en dos tipos:

  • Nutrición Enteral: Consiste en la administración por la vía digestivas de los diferentes nutrientes. Puede ser administrada de forma oral, a pequeños sorbos, siempre que el paciente no presente dificultades para la deglución. y en ocasiones se hace a través de una sonda nasogástrica o  una gastrostomía.
  • Nutrición Parenteral: En este caso la nutrición se administra por vía endovenosa (va directamente al torrente sanguíneo). Suele ser de elección intrahospitalaria ya que requiere de conocimientos específicos para su administración, así como una vía venosa de acceso.

Recuerde que las recomendaciones aquí vertidas son generales, siempre debe mantenerse en contacto con su médico responsable y hacerle conocedor de su dudas y posibles problemas con la dieta para poder solventarlos y poder garantizar una adecuada nutrición.

Enfermedades relacionadas:

Sin comentarios

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *