Enfermedad del legionario




La famosa enfermedad del legionario puede sonar un tanto extraña si es que no se conoce del todo, sobre todo por el nombre. Pero en realidad sólo se trata de un tipo de neumonía que es causada regularmente por bacterias. Dicha enfermedad se logra adquirir por respirar vapor de agua que por obvias razones es la que contiene dentro de sí las bacterias causantes de dicha enfermedad. El vapor causante de este malestar puede tener bastantes y distintos orígenes, por ejemplo de bañeras, de duchas calientes  e inclusive hasta de unidades de aire acondicionado en edificios relativamente grandes, aunque cabe resaltar que las bacterias no son transmitidas de una persona a otra sino que es forzosamente obtenida por medio del vapor infectado.

Existe una gran variedad de síntomas que nos pueden indicar que se está padeciendo de esta enfermedad, entre esos numerosos síntomas se encuentran: La fiebre, los escalofríos, tos, y algunas veces los dolores musculares y de cabeza.

Para identificar a ciencia cierta si los síntomas que padecemos se tratan de los típicos de la enfermedad del legionario, tendrá que asegurarse realizándose una radiografía de tórax y será sólo así como podrá diagnosticarse si padece de neumonía.

Como prácticamente casi todas las enfermedades existentes y sobre todo las que se relacionan con problemas respiratorios, puede ver afectada su vida si es que no acude con su doctor de cabecera, por lo que se le aconseja que lo haga de manera temprana y al padecer de los síntomas antes mencionados ya que si lo hace en su debido momento, con el simple tratamiento usted podrá recuperarse a tiempo y sin ningún problema.

Cabe resaltar que quienes más propensos están a adquirir la enfermedad del legionario son las personas mayores de 65 años por lo que se recomienda especial cuidado con ellos.

 

Sin comentarios

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *